Sobre complejos

Hora de inicio: 4:25 pm
Música de fondo: Music Box (disco completo) – Mariah Carey
Estado: Con dolores insensatos

Muchas personas viven con complejos, que si son muy chatos, que si son muy gordos, que si son narizones, que si tienen un lunar en un lugar poco agradable. Y buscan la forma de arreglar esos defectos físicos a como dé lugar. Se operan, se compran aditamentos especiales, pagan tratamientos y tantas cosas más. Pero creo que lo que logran es sólo acomplejarse más, complicar más las cosas.

Recordé esto porque hoy pasaba por la avenida 28 de julio en La Victoria y vi un cartel enorme de una marca de zapatos que rezaba: “Sé más alto que ella” y había la foto de una pareja donde el pata en un lado estaba a la altura o un poco más bajo que su novia (la foto mal tomada porque era obvio que el pata se estaba agachando) y al lado la misma pareja, pero el varón algo más alto que la mujer con una flecha hacia arriba que indicaba que había crecido.

Yo tuve una pareja en el 2007 y ya de por sí era bajo de estatura. Un día entrábamos a un hotel y al desnudarnos y vernos frente al espejo me di cuenta que estaba más bajo de lo normal. Yo le atribuí la situación al espejo o quizá a mis zapatos, pero luego volvió a ser del mismo tamaño y noté que mis zapatillas no tenían zuelas altas. Él usaba esos zapatos que te prometen hasta 10 cm más en las básculas electrónicas que te dan la talla y el peso. Y yo me digo, es como una mujer que conquiste a alguien por el tamaño de sus senos, pero al momento de la intimidad, los senos sean tan pequeños como duraznos. ¿Qué sucede en estos casos? Decepción por un lado y frustración por el otro.

O, por ejemplo, le gente que se opera porque no le gusta su nariz. La solución al cabo de unos años termina convirtiéndose en un grave problema. El cuerpo sigue su metabolismo, si eres negro tu nariz crece como de negro, no porque te hagas nariz de blanco ésta cambiará su crecimiento de negro. Es la ley de la vida, todo lo que sube tiene que caer y lo plano tiene que arrugarse. Ya ven a Michael Jackson.

Por mi parte, mi único gran complejo siempre fueron mis pies, pero este verano he decidido que no me importa que sean feos, los llevo en sandalias siempre que haga calor. Otro complejo es que no puedo engordar, pero he solucionado eso y ahora mi peso normal es 65 kg cuando solía ser hasta hace año y medio 59 ó 60 kg. Ya no me hago problemas, soy feliz con lo que tengo, con mis medidas con mi narizota, mi bocota y mis cejotas. Me arreglo lo mejor que puedo y cuando me salgan mis tan ansiadas patitas de gallo las disfrutaré libremente.

El más alto y el más bajo del mundo

El más alto y el más bajo del mundo

Il Gran Finale: 4:52 pm

Luigi… El Malchick®

PD: El finde fui a Puerto Viejo (una playa al sur de Lima). Hice unos videos para hacer mi primer video post, terminaré de editarlo pronto para publicarlo.

Debe ser que soy aceptado…

Hora de inicio: 12:58 am
Música de fondo: Sonidos de limpieza después de una fiesta en mi casa
Estado: Sin sueño

Salí del closet dos veces. Uno a los 16, mientras aún cursaba el penúltimo año de colegio y otra a los 19. En el colegio yo me le mandé a un chico que me gustaba, terminaron por suspenderme y así mi familia se enteró, el hijo cuasi modelo era suspendido, la razón: le gustan los chicos. Con el paso del tiempo e idas u venidas al psicólogo terminé negándome a “tratarme” más, ni mucho menos a tratar del tema. Pero a pesar de todo seguía con mi vida gay. No puedo decir que a escondidas, pero aún si me preguntaban yo negaba rotundamente y simulaba ver chicas. Yo estaba seguro de mi sexualidad, aunque en esa época yo me definía bisexual.

A los 19 años yo salía con una persona, un día llamé a su casa y en resumen, no muy exacto, su madre amenazó con hablar con mi familia. Algo que yo había tenido en claro siempre era: quien le dirá a mi familia seré yo primero, nadie me puede ganar la primicia. Llegando a mi casa me senté frente a mi mamá y entre lágrimas le dije: soy gay y quiero vivir mi vida así.

Han pasado casi 5 años de esa época. Mi familia me acepta totalmente, acepta mis decisiones, aunque creo que es mucho más resignación que aceptación (quizá). Quizá sea porque mi familia está compuesta por una gran cantidad de mujeres y en definitiva las mujeres aceptan más a un amigo – hermano – sobrino – primo – tío – hijo gay que cualquier hombre de la misma familia.

Algunas veces llega al colmo. Como hoy. Cumpleaños número 3 de mi sobrina. Mi hermana y cuñada siempre mandan chistes sobre su servidor. Algunas veces me palteo con la situación, pero ya he comenzado a asimilarlo y hasta yo mismo me mando cosas. Mi mamá incluso hace poco me bromeó de una forma bastante fuerte para ser mamá. Yo estaba padeciendo de faringitis:

  • Yo: El médico me ha dicho: no trago, no condimentos, no cigarro…
  • Ella: No SEXO ORAL!

Yo sólo atiné a reírme y mis hermanos que estaban al lado, lo mismo. Sé que debería agradecer por tener la familia que tengo, pero algunas veces se pasan, ¿no?

Creo que ahora soy yo quien debe aceptarlos tal y como son.

Il Gran Finale: 1:22 am

Luigi… El Malchick®

Actualizado (es decir, algo que olvidé, pero había planificado poner):

Lee el resto de esta entrada »