No sé decir…

Hora de inicio: 7:25 am
Música de fondo: Can’t get you out of my head – Carmen consoli
Estado: Perdido en mis desvaríos

Empezar este post es quizá lo más difícil, quiero escribir tantas cosas pero no sé en qué orden. Los finales siempre son dolorosos. Me mentiste tanto que estoy comenzando a creer que quizá tú no hayas sido real, que quizá esos besos que sentí no los sentí de verdad, sino que sólo fue un truco de mi mente loca. Que todo este tiempo he estado andando solo por la calle como loquito hablando solo y que la gente por eso me miraba raro, que estuve besando el aire y que escuchaba voces en mi cabeza, pero a mi no me importaba.

Perdona si no tomé tu mano para despedirme, no quería sentir que te despegabas de mí, prefiero que el último recuerdo de tu piel sea en el saludo y no la despedida. Quizá en estos días esté escuchando canciones tristes, de esas cortavenas. Quizá no baile tanto, mi cuerpo se endurecerá, no será tan flexible por dejar de lado la práctica del baile. Quizá tenga menos ganas de hacer las cosas y llore por la nada como anoche que me dieron ganas de llorar porque no me dejaron chocolate en mi casa. Hay muchos “quizás”. Quizá espere, quizá no. Quizá me suicide, aunque lo veo improbable (no ha de ser fashion morir despanzurrado, vomitando o con la lengua fuera).

¿Cómo estás? ¿Triste? ¿Aliviado? ¿Con ganas de llamarme? ¿Loco? ¿Ya no estás loco por volverme a ver? Ojalá hubieses tenido un blog para poder saber cómo estás o cómo estarás en días subsiguientes, pero no es tu estilo… ¿Adelgazarás? Si lo haces llámame para agradecerme porque ya estabas con unos kilitos de más y se notaban.

No sé decir… qué puedo decir ahora.

Il Gran Finale: 7:43 am

Luigi… El Malchick®

Mis ojos me arden.

Hora de inicio: 9:07am
Música de fondo: ruidos matutinos.
Estado: Queriendo llorar, pero prometo que no lo haré.

Te extraño tanto, chinito. No verte tan seguido es desesperante. Llegar a la noche y no haber sabido nada de tí es difícil. Sé que estás celoso, sé que estás molesto y no lo aceptas porque así eres tú.

Pero todo esto lo hago porque tengo la esperanza que un día despertaré con un beso tuyo, que nos llamaremos y diremos: a que hora vuelves a casa. Que llegará la noche y volveremos a dormir luego de hablar de nuestros días y tomar cafecito. Quiero despertar contigo a mi lado, quiero volver a dormir acurrucado por los latidos de tu corazón. Te quiero, Miltoncho.

Necesito estar a tu lado y sé que pronto lo haremos. Esperar me duele, pero si para pasar años juntos debo sacrificar unos días, pues acepto. Acepto el reto.

Te extraño.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Extraño hacer nuestras locuras.

Il Gran Finale: 9:35am

Luigi… El Malchick®