No sé decir…

Hora de inicio: 7:25 am
Música de fondo: Can’t get you out of my head – Carmen consoli
Estado: Perdido en mis desvaríos

Empezar este post es quizá lo más difícil, quiero escribir tantas cosas pero no sé en qué orden. Los finales siempre son dolorosos. Me mentiste tanto que estoy comenzando a creer que quizá tú no hayas sido real, que quizá esos besos que sentí no los sentí de verdad, sino que sólo fue un truco de mi mente loca. Que todo este tiempo he estado andando solo por la calle como loquito hablando solo y que la gente por eso me miraba raro, que estuve besando el aire y que escuchaba voces en mi cabeza, pero a mi no me importaba.

Perdona si no tomé tu mano para despedirme, no quería sentir que te despegabas de mí, prefiero que el último recuerdo de tu piel sea en el saludo y no la despedida. Quizá en estos días esté escuchando canciones tristes, de esas cortavenas. Quizá no baile tanto, mi cuerpo se endurecerá, no será tan flexible por dejar de lado la práctica del baile. Quizá tenga menos ganas de hacer las cosas y llore por la nada como anoche que me dieron ganas de llorar porque no me dejaron chocolate en mi casa. Hay muchos “quizás”. Quizá espere, quizá no. Quizá me suicide, aunque lo veo improbable (no ha de ser fashion morir despanzurrado, vomitando o con la lengua fuera).

¿Cómo estás? ¿Triste? ¿Aliviado? ¿Con ganas de llamarme? ¿Loco? ¿Ya no estás loco por volverme a ver? Ojalá hubieses tenido un blog para poder saber cómo estás o cómo estarás en días subsiguientes, pero no es tu estilo… ¿Adelgazarás? Si lo haces llámame para agradecerme porque ya estabas con unos kilitos de más y se notaban.

No sé decir… qué puedo decir ahora.

Il Gran Finale: 7:43 am

Luigi… El Malchick®

Anuncios

De lo que me tocó…

Hora de inicio: 12:40 pm
Música de fondo: Good vibrations – Beach boys
Estado: Encabritado, molesto, jodido y demases

Bueno, fuera de que estoy molesto y empinchado quería hablar de algo que me hace feliz y me ha hecho feliz por mucho tiempo, diría que casi 23 años, pero no. Ahora les explico…

Mis padres. Ahora último hablaba con un chico que de buenas a primeras me bloqueó del msn… yo no entendía por qué. Pero por otros caminos me enteré que lo hizo porque no quería que su familia se enterara que él hablaba con un gay, que su padre le daría taz taz si se enteraba.

Recordando, recordando me di cuenta que tengo mucha suerte, o quizá cosa del destino. Si bien es cierto mis padres muchas veces me han hecho sufrir (porque realmente sí he sufrido por ellos, de esos sufrimientos que te quedan marcados en la mente con tinta indeleble), me han dejado ser feliz a mi manera.

Hace ya, más o menos, un año atrás conocí a un chico con el que estuve… su señora madre un día revisó su celular y llamó a un número que le escribía mensajes cariñosos. Yo. Y se armó la gorda, el chico se escapó de casa, me amenazaron de múltiples formas y hasta su papá me golpeó. Terminé alejándome completamente de él, por mi propio bien era lo mejor, podía quererlo demasiado, pero tengo que quererme más a mi mismo y con gente que golpea no se puede razonar. Supuestamente lo enviarían a la escuela militar y nunca más supe de él. Por mucho tiempo me quedó la paranoia de las llamadas y de ver a su mamá por la calle… fue horrible esa época.

Y se ha sabido muchas veces de padres que botan a sus hijos de casa, que los golpean, que los niegan… que los matan… sólo porque les gusta lo que ellos llaman “incorrecto”. A mí no me pasó.

Por el contrario, si bien mis padres no me dijeron frases de apoyo, nunca me pidieron cambiar. Mi madre me mandó al psicólogo y todo, pero no fue más allá. Mi padre al parecer ni se inmutó. Yo pienso que lo que desea él es que sea un hombre exitoso y que sea feliz a mi manera. Lo mismo al elegir la carrera. Mi padre siempre me inculcó la idea que elija lo que elija, si me gusta lo haré bien… como decía una frase que alguna vez escuché y que quizá mi papá piensa: el único que vivirá conmigo toda mi vida soy yo mismo.

Quién sabe si fue cuestión de suerte o los movimientos que hace con nosotros el destino, pero a ellos tengo en mi vida. Dos de mis ángeles, ya están viejitos y muchas veces me hacen renegar o llorar, pero ahí están, prestos a ayudarme en lo que necesite así no lo pida.


Con ellos en Navidad del año pasado

Te amo mamá, te amo papá. Gracias.

Il Gran Finale: 1:23 pm

Luigi… El Malchick®

PD: dicen que me parezco mucho a mi papá, ustedes creen?